La Casa Joven de la Fundación Social Universal, en colaboración con el Ayuntamiento de Montilla y la Diputación de Córdoba, ha puesto en marcha un año más, y ya son cerca de veinte, el programa de Voluntariado Joven de Verano con una participación de 100 jóvenes.

El programa nació a propuesta de los propios jóvenes y en los cerca de veinte años que lleva en marcha ha crecido de forma importante la demanda. Se trata de jóvenes de entre 15 a 22 años que durante el verano realizarán actividades de voluntariado con distintos colectivos tanto niños, mayores como personas con capacidades diferentes.

La coordinadora de la Casa Joven, Mamen Mesa, técnica de la Fundación Social, ha explicado que “hoy  han comenzado la formación teórica sobre la ley voluntariado, para seguidamente recibir formación sobre la actividad en la que van a participar”.

Durante los meses de julio y agosto los jóvenes participarán como voluntarios en los Campamentos Infantiles de Verano del Ayuntamiento, en las dos residencias de mayores de San Juan de Dios y San Rafael, y en la Unidad de Día de AFAMO. Además colaborarán en Futuro Singular con personas con diversidad funcional, y harán voluntariado medioambiental con la Fundación Somos Naturaleza.

Se trata de ofrecer una actividad productiva y educativa, con la que disfruten y se sientan importantes de poder ayudar a los demás”, ha indicado Mesa.

Declaraciones Mamen Mesa

La actividad ha generado mucho interés entre los jóvenes, lo que demuestra que se quieren implicar con la sociedad, tal y como nos  cuentan Silvia Serrano Dobladez e Irene Pérez Polo, dos voluntarias.

Declaraciones Silvia Serrano Dobladez e Irene Pérez Polo

El alcalde, Rafael Llamas, junto al delegado de juventud, Miguel Sánchez han participado en el inicio de esta actividad voluntaria y han felicitado a los jóvenes que, tras concluir el curso escolar, se implican con el tejido social de Montilla.

Declaraciones Rafael Llamas

Desde la Casa Joven, se ha informado que “el programa de voluntariado tiene un triple efecto transformador tanto para la juventud, porque adquieren valores y aprenden sobre la realidad de colectivos diferentes en Montilla, como para las organizaciones porque las chicas y los chicos contagian optimismo, alegría, espíritu de ayuda y colaboración y a la vez son un apoyo en las actividades que estas organizaciones realizan en verano.”