Editado por Manuel Ruiz Luque (Bibliofilia Montillana), es la primera vez que el texto, del siglo XVIII, se publica traducido al español y se hace un estudio del poema.

El documento original, que se conserva en la Fundación Biblioteca Manuel Ruiz Luque, proviene del archivo del Palacio Ducal de Fernán Núñez.

La Casa de las Aguas ha acogido la presentación del libro La Martinhada. Poema épico, publicado por Manuel Ruiz Luque (Bibliofilia Montillana). Se trata de un manuscrito portugués de suma rareza, del que sólo se conservan tres ejemplares en el mundo, en la Biblioteca de la Universidad de Coímbra, en la Biblioteca de la Universidad de Cambridge y en Montilla, en la Fundación Biblioteca Manuel Ruiz Luque.

El libro recoge la edición del texto portugués y la traducción al español, realizada por a Lilia Antas Botelho, actualmente, profesora en la Universidad de Towson, en Maryland. El texto cuenta con una excelente y documentada introducción (“El canto del falo”), obra de José Ignacio Díez, catedrático de Literatura Española en la Complutense y uno de los mejores especialistas en la literatura del Siglo de Oro. Además incluye una “nota bibliográfica” de José Antonio Cerezo, doctor en Filología Hispánica, experto en literatura erótica y director honorario de la Fundación Biblioteca Manuel Ruiz Luque,

ENTREVISTA: En la presentación el catedrático José Ignacio Díez, nos explicó la importancia de este manuscrito del siglo XVIII, «Un texto maldito en Portugal que se ignora por su gran carga erótica, en el que se burla del confesor del Rey Juan V de Portugal, es un poema que es una broma literaria parodia y todo una joya literaria:

José Ignacio Díez, catedrático de Literatura Española

El texto se publicó, en su momento, de forma clandestina y la historia oficial de la literatura lo ignora, como si no existiera.

En la presentación participaron, José Antonio Cerezo, el profesor José Ignacio Díez, y José Ramón Fernández de Cano y Martín filólogo y poeta, a quien va dedicada la obra, en representación del Conde de Abascal. El acto lo cerró el bibliófilo Manuel Ruíz Luque.

El libro, con ilustraciones del siglo XVIII, tiene una edición muy cuidada, que lo convierte en una auténtica joya de la bibliofilia de la que solo se han editado 150 ejemplares.